Se juega el cierre de la Liga 1 y para Alianza Lima será un trámite final con más angustias que alegrías. Serán 270 minutos en los que los íntimos tienen que salvarse de caer en la baja. Sí, luego de 3 años batallando por los títulos nacionales, ahora ve la tabla desde la zona más relegada de la tabla de posiciones.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Selección: Lo que debe pasar en estos cuatro meses para ‘reconstruir’ un equipo y una ilusión

Hoy Alianza Lima mira por su espejo retrovisor los partidos de Carlos Stein ante Binacional (11 a.m.) y ya agradeció la victoria de ayer de Cienciano sobre Atlético Grau de ayer (1-0), dos rivales que pueden darle caza -solo basta que uno lo alcance- para comprometerlo con el descenso directamente. Son tres puntos que lo alejan del antepenúltimo y cuatro del penúltimo.

Los íntimos enfrentan a las 3:30 p.m. a Sport Boys -cuadro que venía en racha pero perdió sus dos últimos partidos- que ya supo empatarles sobre la hora en el Apertura. Alianza necesita ganar para alcanzar los 29 puntos y así dejar a Cantolao (28, que ya jugó), Boys (28) y al mismo Municipal (27, que tiene un difícil partido ante Vallejo a la 1:15 p.m.) con el problema del descenso.

MIRA: ¡Volvió con gol! Jonathan Dos Santos convirtió el 1-0 tras gran pase de Barco | VIDEO

-Responsabilidades que se deben asumir-

¿Qué ha llevado a Alianza a este momento? La primera respuesta es un estilo que no convencía a los jugadores. Se empezó mal con Pablo Bengoechea. “Mi voz no se escuchaba”, declaró el charrúa ayer. Se continuó peor con Mario Salas, quien intentó un juego totalmente distante a los que los jugadores podrían ofrecerle. Salir jugando todo el tiempo le costó goles y derrotas al cuadro blanquiazul.

“Cambiar el estilo no es acertado, lo que creo que es mejor, es tener matices, pero respetando nuestros principios e idea de juego”, decía Mario Salas. “Nos ha pedido que salgamos jugando y yo creo que tenemos el equipo para poder hacerlo”, afirmaba Alberto Rodríguez, pero en el campo no se vio eso.

Llegó el cambio hacia Daniel Ahmed, pero ahora la presión también juega en contra. Verse al fondo, a tres puntos del descenso le quita el sueño a cualquiera. La frustración se está trasladando al campo de juego y no han logrado sacudirse de ello. Tras golear 4-0 a Melgar -con ‘Chicho’ Salas en el banco- llegó el empate ante Llacuabamba y las caídas ante Vallejo y Cusco FC.

Alianza Lima vs. Melgar: Resumen del triunfo blanquiazul| Video: Gol Perú

-Los recuerdos-

La última vez que luchó por salir del descenso fue en el 2008. Alianza empezó diciembre de aquel año con la destitución de Richard Páez. En 29 partidos el venezolano padeció 15 derrotas, ocho de ellas de local, lo que dejaron al cuadro íntimo en el antepenúltimo lugar, a cinco puntos del descenso a falta de tres fechas.

Abiertas diferencias políticas entre Carlos Franco y Augusto Claux también perjudicaban la interna del club. “Todo lo que ha sucedido este 2008 han sido causa de la falta de gobernabilidad que hubo en el club”, aseguró Franco a El Comercio en diciembre de ese año.

La desesperación llevó a Carlos Franco a unirse al reclamo de Atlético Minero contra Aurich por una supuesta inscripción extemporánea del colombiano Edison Chará. Querían que se le quiten puntos a los chiclayanos. Pero la respuesta de Edwin Oviedo fue clara, también podía reclamar por Juan Flores, quien no podía salir de la ciudad y viajó con Minero, o por el propio Martínez de Alianza, quien había jugado en tres equipos ese año. El reclamo contra el ‘Ciclón’ no procedió, y todo tenía que resolverse en el campo.

Ante la urgencia de salvar de la baja, Pepe Soto fue llamado para sacar a flote el barco. “Nadie más quería agarrar el equipo”, decía mientras se embarcaba al Cusco para su primer partido. Fue derrota (4-1) y la baja estaba a dos puntos por el triunfo de Aurich (58) ante Boys y la caída de Minero (58) ante Bolognesi.

El siguiente reto: Sporting Cristal. Momentos difíciles y como suele pasar, la hinchada copó Matute para alentar a los suyos. En el Apertura acudieron 50 mil espectadores en todos los partidos de local de los íntimos y par el Clausura se duplicó esa cantidad -el clásico y el partido definitivo ante Cristal sumaron a ello-, aunque el costo de entradas se puso a precios populares de 4 soles las populares, 7 oriente y 10 occidente.

Solo la victoria ante Cristal los mantenía con vida. Se salvaban si la victoria íntima llegaba con derrotas o empates de Aurich ante Alianza Atlético y Minero contra Áncash.

Y así fue. “Se acabó la pesadilla”, título Deporte Total por la victoria de 1-0 sobre Cristal. Libman, Tenemás, Martínez, Aparicio, Corrales, Ciurlizza, Fernández, Quinteros, Montaño, Sánchez y Aguirre saltaron al campo. El gol de Kohji al minuto 6 provocó más que un grito de júbilo, fue uno de salvación. Un enorme Martínez en la zaga y un gigante Libman en el arco mantuvieron el resultado.

“Alianza logró quedarse en Primera gracias al valor de su gente y eso es lo visible por estas horas en que la respiración ya no es tan alocada”, escribió Elkin Sotelo en las páginas de El Comercio. El gol de empate en el minuto final de Áncash ante Minero se gritó también en Matute. Abrazos, lágrimas, salvación. “Derramamos lágrimas. Ahora pedimos perdón a la gente por todo esto”, declaró el ‘Pato’ Quinteros tras el partido.

Al día siguiente hubo misa en Matute por la caída del Fokker en 1987, y en ella también se agradeció por salvar la baja, y también sirvió para que la barra muestre su molestia por el mal año y pida cambios urgentes en la directiva y el plantel. El retorno de Gustavo Costas sonaba a fuertes voces.

Alianza está pagando culpas, claro que sí. Pero hoy le toca sacudirse de todo eso para alcanzar una victoria que le permita seguir cobrándose revanchas en Primera.

MÁS EN DT

VIDEO RECOMENDADO

Se dio a conocer la conversación que tuvo el árbitro colombiano Wilmar Roldán con los asistentes del VAR.