Con una persona muerta por COVID-19 cada 40 segundos y con 178 mil 200 nuevos casos solo el martes, los estadounidenses celebran hoy su feriado más emblemático: el Día de Acción de Gracias.

Pese a las advertencias y recomendaciones de las autoridades sanitarias de no viajar y limitar las reuniones familiares debido al dramático repunte de enfermos y fallecidos por coronavirus, un promedio de 1 millón de personas al día ha tomado vuelos desde el pasado fin de semana en los aeropuertos del país para reencontrarse con sus familiares y pasar con ellos estos días festivos, según datos de la Administración de Seguridad de Transporte (TSA), encargada de los controles aeroportuarios.

El número de muertos por COVID-19 llegó a 2.157 el martes, mientras que 2 millones de personas se han contagiado del virus en las últimas dos semanas, cifras que podrían aumentar en estos días.

Hannah Osnan, de 18 años, se somete a una prueba de descarte de coronavirus en el aeropuerto de Los Ángeles. REUTERS/Lucy Nicholson

Hannah Osnan, de 18 años, se somete a una prueba de descarte de coronavirus en el aeropuerto de Los Ángeles. REUTERS/Lucy Nicholson (LUCY NICHOLSON/)

Aunque la cantidad de personas que ha viajado por avión el pasado fin de semana es 50% menos de las que viajaron el año pasado para esta fecha, el peligro es latente.

Las autoridades sanitarias temen que la circulación de personas y los intercambios entre núcleos familiares durante estas fiestas dispare aún más el número de contagios en todo el país, incluidas zonas que hasta el momento han conseguido mantener la pandemia relativamente bajo control en estos últimos meses.

Así lo ha pedido el propio Anthony Fauci, el epidemiólogo jefe de Estados Unidos, Anthony Fauci: “Un sacrificio ahora puede salvar vidas y hacer el futuro mucho más brillante para superar la pandemia”.

“Pido a los estadounidenses, les ruego: esperen un poco más”, dijo el lunes el cirujano general Jerome Adams en el programa “Good Morning America” de ABC News. “Queremos que todos comprendan que estas celebraciones festivas pueden ser eventos de gran propagación”.

El miércoles, el aeropuerto de Denver, en Colorado, estaba repleto de viajeros que se aprestaban a aprovechar los días feriados para visitar a sus familiares.   REUTERS/Kevin Mohatt

El miércoles, el aeropuerto de Denver, en Colorado, estaba repleto de viajeros que se aprestaban a aprovechar los días feriados para visitar a sus familiares. REUTERS/Kevin Mohatt (KEVIN MOHATT/)

Sin embargo, hasta la Casa Blanca está ignorando los consejos de sus propios expertos. La primera dama, Melania Trump, será la anfitriona de una recepción este 30 de noviembre, según una invitación a la que tuvo acceso ABC News. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, en inglés) también se pronunció.

“Al ver un crecimiento exponencial en los casos, y la oportunidad de trasladar enfermedades o infecciones de una parte del país a otra, nos lleva a nuestra recomendación de evitar viajar en este momento”, comentó el doctor Henry Walke, gerente de incidentes de COVID-19 en la CDC, durante una sesión informativa la semana pasada.

El CDC también emitió una guía detallada para la pandemia en tiempos de Acción de Gracias y enfatizó que “la forma más segura de celebrar es hacerlo con las personas con las que uno vive en casa”. “Si las personas no han estado viviendo con usted durante los 14 días antes de la celebración, no se las considera miembros de su hogar y, por lo tanto, debe tomar precauciones adicionales, incluso usar mascarillas dentro de su propio hogar”, explicó la doctora Erin Sauber-Schatz, líder del grupo de trabajo de intervención comunitaria y población crítica del CDC.

Si el Día de Acción de Gracias, como se teme, acaba acelerando esta oleada explosiva de infecciones, diciembre y la temporada navideña puede convertirse en un período extremadamente complicado, con 311.000 muertos antes de fin de año, según las proyecciones más optimistas del Instituto de Métricas de Salud y Evaluación (IHME, en inglés).

“Desafortunadamente, la alegría que anhelamos, como comer, beber y cantar juntos en una habitación acogedora, se encuentran entre los escenarios de mayor riesgo para transmitir el COVID-19”, explicó Kit Delgado, profesor de medicina de emergencia y epidemiología de la Universidad de Pensilvania a la revista “Market Watch”. “Puede convertirse fácilmente en un evento de alto riesgo”.

Todos los aeropuertos del país tienen sus protocolos ante el COVID-19. Así ocurre en el aeropuerto internacional O'Hare en Chicago. REUTERS/Kamil Krzaczynski

Todos los aeropuertos del país tienen sus protocolos ante el COVID-19. Así ocurre en el aeropuerto internacional O’Hare en Chicago. REUTERS/Kamil Krzaczynski (KAMIL KRZACZYNSKI/)

Las restricciones

Hasta el momento, 18 estados han solicitado pruebas de descarte de COVID-19 a quienes lleguen desde otras ciudades del país así como hacer cuarentena. Esto además del uso de mascarillas.

El gobernador de California, Gavin Newsom, decretó un toque de queda de 10 de la noche a 5 de la mañana, y exhortó a la población a abstenerse de viajar. Las autoridades han pedido a todo el que llegue al estado que se coloque en cuarentena por dos semanas.

En tanto, Pensilvania ha impuesto un toque de queda a partir de las 5 de la tarde de hoy y la prohibición de servir alcohol en bares para evitar aglomeraciones.

Utah y Vermont prohibieron todas las reuniones sociales. También lo hicieron los gobiernos locales en Filadelfia y el condado Dane, en Wisconsin. En Kentucky, no pueden reunirse más de ocho personas de dos hogares diferentes; en Oregon, las reuniones están limitadas a seis personas.

Estados como Maine, Minesota y Dakota del Norte ya han dicho que con la velocidad actual a la que se expande el virus es prácticamente imposible para ellos realizar un rastreo de contactos en línea con las recomendaciones del CDC.

VIDEO RECOMENDADO

Conoce a las aves que serán indultadas este 26 de noviembre. Ambos animales se encuentran hospedados en el lujoso hotel Willard Intercontinental de Washington.

TE PUEDE INTERESAR