Slider Item
Slider Item
Slider Item

Difícil no conmoverse con estos jóvenes. Qué extrañada forma de decir que ellos también están presentes. Que se sacrifican por el Perú, que lo llevan puesto, tatuado en sus resultados, en cada llave, en cada palada, cada disco levantado o cada vez que cierran un ojo para apuntar al ‘bull’. Son jóvenes que bien podrían estar en sus casas, lamentándose de que llegó una pandemia, que han tenido que pasar meses de confinamiento en casa –como casi todos lo hemos y estamos cumpliendo-, o que han pasado horas de horas frente al televisor viendo incrédulos cómo podía caerse toda la endeble realidad nacional, como si uno de los tres chanchitos de los cuentos infantiles hubiera soplado levemente ante una casa hecha de naipes.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Ricardo Gareca y el segundo proceso más largo en Sudamérica

En una semana ellos nos han devuelto la fe. Los Estrella, Noemí, Javier, Juan Pablo, Eduardo, Inés, José, Alonso, Yuliana, Mariana e Itzel han sido parte de un puño defendiendo al Perú. Desde Lima, Guadalajara, Doha o El Cairo, ellos sacaron su bandera y la levantaron. Y hay otros nombres que están detrás, sumándose a ‘la causa’. A esa que dice que el deporte es una vía para un cambio en la sociedad.

Que, a diferencia de aquellos que se creen los más vivos, ellos sí respetan las reglas, buscan mejorar el comportamiento humano y, principalmente se preparan para ser mejores cada día. Ellos representan esos valores que enseña el olimpismo, y pregonan la igualdad, a la que hay que ir con determinación, coraje e inspiración, como principios del movimiento paralímpico, que también son aplicables a cada acción que se hace en el día a día.

Hace una semana, el miércoles pasado, Estrella Saldarriaga alcanzó no una, sino tres estrellas. Logró tres medallas de oro en la Copa Mundial U17 de levantamiento de Pesas. La tumbesina ponía punto final a una extraordinaria actuación de las y los pesistas peruanos. Ocho preseas doradas no es poca cosa, aún en tiempos de virus.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Campañas en las que Cristal, Alianza Lima y la ‘U’ se salvaron del descenso

En Guadalajara, los judocas se reengancharon en el camino a los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Allí, Alonso Wong, Yuliana Bolívar y todo el equipo consiguieron valiosos puntos para el ránking en el Campeonato Panamericano de ese deporte. La apuesta de la federación que preside Carlos Zegarra es mantener presencia olímpica consecutiva, algo que comenzaron con él en Beijing 2008, y que siguieron con Juan Manuel Postigos en Londres 2012 y Río 2016. Inés Castillo, Brian Roque y José Guevara llegaban lejos en el Internacional de Bádminton en México también.

(Foto: IPD)

(Foto: IPD)

Y en el otro lado del mundo, Eduardo Romay, el capitán de la selección peruana de vóley masculino, sigue siendo el máximo anotador de la Liga de Austria; o en Doha, la multifacética Mariana Quintanilla subió al podio en la Copa Emir de Qatar, país donde viene volcando todo lo aprendido en la organización de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos. Otro de los legados silenciosos –que algunos no quieren reconocer- dejó Lima 2019.

Y, en tierra de faraones reinó un inca. Itzel Delgado, el medallista en surf en Lima 2019, se coronó como el mejor en el Eurotour de SUP (stand-up paddle), la modalidad de pie de la tabla.

Cómo no creer que los jóvenes son los que tienen la fuerza para generar el cambio en el país. Con estos ejemplos, de superación, de éxito, de triunfo, de sacrificio, sí se puede. El siguiente paso, es multiplicar ese efecto en todas las áreas de la vida cotidiana. La música también hizo lo suyo con Susana Baca. ¿Y qué tal si lo hacemos todos? Me atrevo a adelantar una respuesta, tendremos un mejor país, con buenos entrenadores que nos lleven al siguiente nivel.

MÁS EN DT

VIDEO RECOMENDADO

Alejandro Domínguez, titular de la Conmebol, imaginó a Lionel Messi participando en la Copa Libertadores antes de terminar su carrera en el fútbol.