Slider Item
Slider Item
Slider Item

Una eventual segunda ola de coronavirus en el país podría presentarse en los próximos meses y ocasionaría entre 14.060 y 19.785 nuevos decesos. Esta es una de las principales estimaciones incluidas en el “Plan de Preparación y Respuesta ante posible segunda ola pandémica por COVID-19 en el Perú” publicado por el Ministerio de Salud (Minsa).

Según el documento, la real magnitud de un rebrote dependerá de la proporción de personas aún susceptibles a la enfermedad, la cual se conocería a partir de los resultados de los estudios de seroprevalencia realizados en todas las regiones. Ayer, durante una presentación ante la Comisión de Salud del Congreso de la República, la ministra del sector, Pilar Mazzetti, adelantó que en Lima Metropolitana solo el 35% de la población había contraído la enfermedad.

Frente a este escenario, el plan establece ocho objetivos estratégicos para evitar un incremento abrupto de casos y fallecimientos por COVID-19 como los observados en la primera ola. Las acciones incluyen la articulación entre los tres niveles de gobierno para coordinar las acciones de preparación y respuesta, la prevención y el control de la transmisión comunitaria, la detección oportuna de casos intensificando la vigilancia epidemiológica, el fortalecimiento del conocimiento de la población sobre la enfermedad, el fortalecimiento de la capacidad de respuesta en los servicios de salud, el control de infecciones y seguridad del trabajo asistencia en estos establecimientos, la vacunación activa contra el COVID-19, y garantizar la disponibilidad de insumos.

MIRA: Minsa anunció que sistema de aplicación de vacuna contra el COVID-19 será similar al de un proceso electoral

Prioridades y recursos

El Minsa calcula que la implementación de todos estos pasos demandará una inversión total de S/7.567 millones, de los cuales S/1.063 se gastarán este año. Si bien todos atacan puntos débiles detectados en meses anteriores, el mayor presupuesto estará dirigido hacia la vacunación activa (S/4.019 millones) y al fortalecimiento de la respuesta en los servicios de salud, con S/2.986 millones. Ambas concentran el 92.6% del gasto total proyectado [ver cuadro].

!function(e,i,n,s){var t=»InfogramEmbeds»,d=e.getElementsByTagName(«script»)[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement(«script»);o.async=1,o.id=n,o.src=»https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js»,d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,»infogram-async»);

¿Cuánto se viene avanzando en ambos temas? Según el Minsa, actualmente se han adquirido 1,5 millones de dosis de vacunas de la compañía norteamericana Pfizer, cuya entrega está prevista para el primer trimestre del próximo año. Por lo pronto, en diciembre llegarán unas 50 mil dosis para inmunizar al personal de salud y servirá para probar el sistema de distribución y aplicación del fármaco. Mazzetti anunció que la meta a negociar será vacunar a 24,5 millones de adultos con la primera dosis antes de las elecciones y que el sistema de vacunación será similar al de un proceso electoral, con 17 mil locales y 80 mil mesas donde serán aplicadas.

Ciro Maguiña, vicedecano del Colegio Médico del Perú e investigador de la universidad Cayetano Heredia, señaló en una entrevista previa con este Diario que si bien se ha demostrado la eficacia de varias vacunas para contrarrestar el virus (la de Pfizer llega al 90%), aún es necesario evaluar criterios adicionales que garanticen su aprobación definitiva.

“Para cualquier aprobación de una vacuna se requiere [descartar] efectos adversos y la sostenibilidad. Ninguna vacuna me puede decir si dura 6 meses a un año. Como no hay respuesta a ello, todavía la noticia que llegue en los primeros meses no lo veo viable. Hay que ser prudente con las vacunas, creo que siendo el arma más importante para los próximos meses no hay que crear falsas expectativas. No solamente falta que concluyan los trabajos, luego viene el tema logístico y eso demora semanas”, opina.

De otro lado, el fortalecimiento de los servicios de salud estará enfocado en las actividades operativas “provisión de recursos humanos de salud suficientes y eficientes”, donde se invertirán S/2.275 millones en el 2021, así como en el mayor equipamiento de los establecimientos como hospitales y centros médicos, y un aumento de la oferta móvil a desplazar para la atención de los enfermos.

Fernando Mejía, investigador del Instituto de Medicinal Tropical Alexander Von Humboldt de la misma universidad, considera que este punto es el más importante para contener un rebrote de casos, principalmente garantizando el suministro de oxígeno, lo cual debe reforzarse con una adecuada detección de casos.

“Nadie duda que va a haber un rebrote de casos, sin embargo, nadie sabe cuando va a ser. Puede ser a fin de año o en el primer trimestre del próximo año. Eso implica reforzar la detección precoz para hacer la contención de casos, con diagnósticos de pruebas moleculares, rastrear los casos y tienen que reforzar a sobremanera. Luego tienen que supervisar la parte de infraestructura, el suministro de oxígeno debe ser en todas las regiones, no puede ser que nos agarre sin suministro de oxígeno adecuado en todas las regiones donde acechó el COVID-19 y probablemente vuelva a azotar en un rebrote”, explica.

Según el plan, el Gobierno invertirá S/40 millones para el procesamiento de pruebas de diagnóstico.

Pilar Mazzetti indicó que hasta el momento solo pueden asegurar la primera entrega de Pfizer para diciembre de este año, con 50 mil dosis.

TE PUEDE INTERESAR