Diego Maradona, quien falleció este miércoles a los 60 años, nunca dudó en expresar sus afinidades políticas de su país y del mundo, al tiempo que desarrollaba una brillante carrera futbolística. “Los que no me quieren repiten una y mil veces que yo apoyé a todos los partidos políticos que gobernaron en Argentina (…) Y, en realidad, al que yo apoyé siempre fue a mi país, sin importar quién gobernara. Yo no fui a golpearles la puerta, y a pedirles una foto, fueron ellos los que me invitaron”, cuenta Diego en declaraciones que recoge Olé.

MIRA. Diego Maradona falleció el mismo día que Fidel Castro, su amigo e ídolo político

El 28 de julio del 1987, tras ganar la Copa del Mundo, Maradona viajó a Cuba a recibir un premio que otorgaba una agencia internacional al mejor deportista del año y allí conoció a Fidel Castro. Desde ese momento comenzó una sólida amistad con el líder cubano, al que lo visitó en cada viaje a la isla y apoyo siempre. En ese encuentro también ratificó su admiración por el ‘Che’ Guevara.

Cuba recibe con pesar la muerte de Diego Maradona, gran amigo de Fidel Castro

El papa Francisco recuerda “con afecto” y oración a Diego Armando Maradona

“Siempre estarás en mi corazón”: Nicolás Maduro lamenta la muerte de Diego Maradona

El ’10′ no era un hombre de izquierda y debieron mediar dos periodistas argentinos, Carlos Bonelli y Pablo Gionto, para convencerlo de ir al país caribeño a recibir el premio.

“Siempre tuvimos muy buena relación, muy buena amistad. Desde el primer día que viniste aquí con tu niña” en 1987, le recordó Castro a Maradona en una entrevista en 2005 que el mismo ídolo del fútbol le hizo para su programa televisivo “La Noche del 10”. Castro le regaló su chaqueta verde oliva y recordó que, en ese primer encuentro, 18 años antes, le había obsequiado su gorra militar autografiada.

La entrevista ocurrió un año después de que Maradona terminara en Cuba un tratamiento de recuperación de sus adicciones iniciado en 2000, con muchas idas y venidas. “Fidel me abrió las puertas cuando en mi país muchas clínicas me las cerraban”, agradeció el ’10′.

“El tren del ALBA”

En 2015, días antes de la llegada a Cuba del ‘Pelusa’ para grabar el programa “De Zurda” en Telesur, la cadena multiestatal latinoamericana para la que fue comentarista en dos Mundiales, Castro le mandó una misiva. “Gracias a mis conversaciones contigo en los años más brillantes de nuestro inolvidable amigo (el fallecido presidente venezolano) Hugo Chávez deduje que el encuentro de Mar del Plata no podía ser olvidado. Hugo recordó a Estados Unidos que había otra América”, escribió Castro en la carta del 11 de enero de 2015.

Se refería a la IV Cumbre de las Américas que sesionó en la ciudad argentina de Mar del Plata en noviembre de 2005 y en la que los presidentes latinoamericanos impidieron la conformación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), impulsada por el mandatario estadounidense George W. Bush.

Bajo la consigna “No al ALCA”, miles de militantes llenaron un estadio de Mar del Plata. Muchos habían llegado desde Buenos Aires en el “Tren del ALBA”, entre ellos el mismo Maradona, que estuvo al lado de Chávez durante todo el acto. También viajó Evo Morales, quien poco después sería electo presidente de Bolivia.

Previamente, Maradona, que llevaba tatuado al ‘Che’ en el brazo y a Fidel en su pierna izquierda, se mostró muy crítico de George Bush, expresidente de Estados Unidos, a quien calificó de “asesino” por la guerra de Irak. En el acto celebrado el estadio José María Minella, durante la Cumbre de los Pueblos en 2005, se mantuvo cerca del exmandatario venezolano Hugo Chávez por encargo de Castro y allí se formó una de sus amistades más polémicas.

Cuando Chávez aún vivía, el ‘Barrilete’ solía viajar a Venezuela para apoyar sus decisiones. El gobernante vio en Diego un buen aliado para hacer llegar a las masas sus ideales.

La relación con la izquierda latinoamericana llegó hasta Evo Morales y Nicolás Maduro. “Al que de verdad quiere es Maduro. Si a las 6 de la mañana le dice que vaya a verlo, él va”, contó su abogado Matías Morla.

Al morir Castro en 2016, Maradona asistió a los funerales. “Murió el más grande, Fidel Castro nos dejó. Me agarró un llanto terrible porque fue como un segundo padre. Yo viví cuatro años en Cuba y Fidel me llamaba a las dos de la mañana para hablar de política o de deporte”, declaró Maradona en aquel momento.

Fútbol en alturas

“Hoy se hizo justicia”, escribió el exjugador en noviembre de 2019 cuando excarcelaron al expresidente Luiz Inacio Lula Da Silva tras 19 meses preso. ¡Tiempo antes publicó “Lula querido el Diego está contigo!”.

Fiel a sus amistades, Maradona llegó a disputar en La Paz un partido amistoso con Evo Morales para respaldar el derecho de Bolivia de jugar en los 3.600 m de altitud de La Paz, que la FIFA quería impedir.

“Lamento el golpe de Estado orquestado en Bolivia. Sobre todo por el pueblo boliviano, y por Evo Morales, una buena persona que trabajó siempre por los más humildes. #EvoElMundoEstaContigo”, expresó en 2019 en Instagram al caer el gobierno de Morales.

En Argentina

“Quiero que Menem sea el mejor presidente de los argentinos”, dijo Maradona en 1989 al regresar al país por el nacimiento de su hija Gianinna. El exmandatario lo nombró Embajador deportivo antes de Italia 90. Sin embargo, el buen ánimo entre las dos personalidades argentinas no duró mucho tiempo.

Cuando murió Néstor Kirchner, el ’10′ se manifestó de la siguiente manera: “Argentina perdió a un gladiador, a un hombre que se la jugó siempre y nos sacó del pozo. Tenía muchas cosas del ‘Che’”.

En Argentina, este “soldado peronista” como se autodefinió, se alineó con la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015) y con el actual presidente Alberto Fernández, cuyo gobierno decretó tres días de luto nacional.

VIDEO RECOMENDADO

Francia flexibiliza las restricciones por el coronavirus de cara a Navidad. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR

Por admin