Slider Item
Slider Item
Slider Item

El arquitecto danés Thomas Juul-Hansen, con proyectos en Nueva York, Miami y Londres, visitó nuestro país con miras a lanzar su primer trabajo en Latinoamérica junto con la inmobiliaria Madison. Se trata de Residencia H, un “refugio de lujo” ubicado en San Isidro. A su paso por Lima, conversamos con él.

MIRA: Edificio E de la UDEP entre los finalistas del premio de arquitectura Oscar Niemeyer | FOTOS

– El entorno es pieza clave en tu trabajo y este es tu primer día en Lima. ¿Cómo te has aproximado a un proyecto como este, en el cual no conocías la ciudad?

– Bueno, yo no empiezo hasta que no voy al lugar. Es crucial. Con proyectos en Bangkok, en Londres, en Washington DC, en Miami, en Los Ángeles, siempre es importante para mí entender dónde construimos, porque la respuesta a la construcción depende, en mi opinión, del lugar en el que estemos. Así que la única manera de empezar un proyecto como este era venir a Lima e intentar entenderla… ¡Yo pensaba que Lima era una ciudad que tenía enormes estructuras históricas en todos lados! Y me he dado cuenta de que solo están en áreas muy específicas. Si miras hacia abajo -estamos en una oficina en un piso alto en San Isidro- no hay casi ninguna estructura que tenga más de 50 años. Ha sido una gran experiencia darme cuenta de que podemos hacer en Lima algo que sea apropiado y a la vez…

– ¿Diferente? ¿O no necesariamente?

– Bueno… mejor, en realidad. No tiene que ser diferente, pero puede ser de una mejor calidad. Si caminas alrededor del barrio te darás cuenta de que la mayoría de edificios son simples y modernos, y que la mayoría de los exteriores solo son exteriores pintados. Cada tanto ves un par de edificios con cementos expuesto, pero nadie parece ir más allá de eso. Nosotros tenemos la oportunidad de elevar la materialidad de los edificios. Yo no estoy interesado en la statement architecture, en edificios que tienen que lucir de cierta manera y que cuestan millones y que no funcionan. Estoy interesado en crear algo práctico y que sea de alta calidad en cuanto a materiales y a la manera en que ha sido construido. Y que responda al lugar, por supuesto.

MIRA: 10 mitos y verdades sobre el aire acondicionado

– ¿Siempre te encargas del diseño interior tanto como del exterior?

– Empezamos haciendo solo el interior. Pero, en los últimos 10 años, puede decirse que hemos crecido de tal manera en que hacemos el diseño interior y exterior de cada proyecto en su totalidad. A veces los dueños nos contratan y amoblamos sus departamentos por completo. Diseñamos muebles, manijas, luces, todo. No compramos nada. Todo es custom designed. Incluso hacemos menaje. Mientras más lejos el cliente nos deje ir, mejor. Ahora mismo estoy haciendo un departamento bastante costoso en Nueva York para un cliente que es un judío ortodoxo, y le hemos diseñamos hasta la mezuzá (pergamino que tiene escrito dos versículos de la Torá y que suele adornan los pórticos de las casas de los judíos).

Thomas Juul-Hansen ha concretado proyectos en Nueva York, Miami, Londres y otras partes del mundo. (Foto: Difusión)

Thomas Juul-Hansen ha concretado proyectos en Nueva York, Miami, Londres y otras partes del mundo. (Foto: Difusión)

Dices que no tienes respuestas predeterminadas, pero sí tienes un estilo, un sello propio.

– Por supuesto, tengo un lenguaje, si queremos ponerlo así. Es simple, limpio, práctico y puro. Y, lo más importante, es honesto. Y con eso me refiero a que usamos materiales honestos, no utilizamos piedra ni madera falsas. Y si por un tema de presupuesto no podemos usarlas, simplemente planteamos algo diferente. Hoy en día puedes comprar porcelana que luce como mármol; nosotros no hacemos eso. We don’t fake.

MIRA: Iluminación inteligente: ¿cómo funcionan las lámparas que se pueden conectar al WiFi?

– ¿Qué significa la sustentabilidad para ti? ¿Tratas de aplicarla en lo que haces?

– Bueno, no usamos madera del Amazonas, si es que a eso te refieres (ríe). Honestamente, es muy difícil utilizar materiales reciclados en proyectos en escenarios súper lujosos como en los que trabajamos. Es una proposición difícil. Mi forma de pensar, especialmente porque vivo en Estados Unidos y parte del problema que tiene Estados Unidos –y, a estas alturas, seguramente el resto del mundo– es que la gente tira cosas. Y no hablo de botellas de plástico…. ¿Tu televisión se rompió? La tiras y compras una nueva. Ya nadie arregla nada. Entonces, a lo que iba es a que pienso mucho en diseñar algo que dure porque está bien construido, hecho con buenos materiales y porque el diseño no caduca. Mi objetivo cuando diseño es concretar algo atemporal. No voy a pretender decir que sé cómo hacerlo, sería arrogante, pero ese es mi objetivo. Por ejemplo, los restaurantes que hemos construido en Nueva York nunca han sido rediseñados. Hay algunos que hemos hecho hace 17 años y que, si vas hoy, pensarás que fueron diseñados y construidos el año pasado. ¡Te lo aseguro! Así que, ya que lo preguntas, veo la sustentabilidad en estos términos: hacer algo que sea permanente.

– En ese sentido, ¿cómo te posicionas frente a las tendencias?

– Me alejo de ellas. Es decir, escucho e intento mirar, pero me mantengo alejado de las tendencias y de la moda. Mucha gente hoy en día, como te puedes dar cuenta gracias a Instagram, pasa demasiado tiempo tomándose selfies porque quiere llamar la atención, ¿cierto? Y eso se ha convertido en un fenómeno cultural. Tienes realities de tv, tienes a la familia Kardashian –quienes ostentan la cantidad más obscena de dinero que nadie jamás haya visto, y no hacen nada, son famosos porque son famosos–; y, por supuesto, la arquitectura no está exenta a este fenómeno. Muchos arquitectos jóvenes en sus primeras comisiones intentan diseñar un edificio de cierta manera para conseguir atención. Eso no me interesa en lo absoluto. La tercera vez que ves ese edificio haciendo esa suerte de acrobacias ya no te impresiona. Es un asunto que tiene que ver con la esencia y la sustancia, y es ahí donde trato de poner mi atención.

MIRA: La impresionante casa de dos pisos que se construyó con una impresora 3D | VIDEO

– ¿Cómo es que tu herencia escandinava se relaciona con tu propio concepto de lujo? Porque a veces podemos pensar en el lujo de una manera muy fastuosa, y el diseño escandinavo es todo lo contrario.

– Creo que a veces el diseño escandinavo se va muy lejos, al minimalismo, y se siente muy frío: no ayuda realmente a la gente a sentirse cómoda y a querer vivir. Ciertamente, la idea de pelar todo el ruido y llegar a la esencia tiene que ver con ese background, pero en lo que paso la mayor parte del tiempo es tratando de crear espacios que evoquen emociones, porque la arquitectura es algo que sientes. Si no puedes evocar sentimientos en la gente, incluso a un nivel comercial, si no puedes tocar sus corazones cuando vienen a ver un departamento, no hay chance de que vayan a comprarlo. En mi opinión, así es como funciona el negocio de bienes raíces. Cuando la gente se enamora de un espacio, deja de mirar tanto el precio. Y eso tiene que ver con materiales, es ahí donde se expresa el lujo, definitivamente. De hecho, también tiene que ver con las escalas, los espacios grandes y la luz, pero no con oro –como el de los edificios de Trump– ni con el mármol italiano más caro y extravagante que te grita en la cara.

Proyecto Residencia H de Thomas Juul-Hansen se ubicará en San Isidro. (Foto: Difusión)

Proyecto Residencia H de Thomas Juul-Hansen se ubicará en San Isidro. (Foto: Difusión)

– ¿Cómo ha cambiado tu trabajo en 20 años?

– Creo que mi trabajo era más limpio y minimalista hace 20 años. Mientras envejezco mi trabajo madura, me vuelvo más inclusivo. Ahora trabajo más con mis sentimientos, definitivamente. Y tengo una mayor confianza en ellos. Eso viene con la edad.

MIRA: 7 consejos para hacer tu zona de home office si tienes poco espacio en casa

– ¿Puedes contarnos un poco sobre uno de tus proyectos, el llamado “penthouse más caro de Londres”?

Lo empezamos hace mucho tiempo, pues tarda construir en Londres por diversas razones. Se trató de un cliente ruso que compró cinco townhomes del gobernador. El negocio de bienes raíces en Londres es muy diferente al de cualquier otra parte del mundo, porque el gobernador es dueño de casi todo Londres y la gente arrienda una propiedad por 100 años que luego renueva. Este cliente consiguió un freelease, es decir compró los townhomes realmente, una circunstancia muy diferente a la usual. Así que los convertimos en 12 condominios dirigidos a gente mega rica. Todo lo que se nos ocurría lo construíamos. Hicimos tinas con una sola pieza de madera sólida. En el baño teníamos un vanity counter de 3 metros de largo tallado de un solo bloque de piedra. Chimeneas de una sola pieza, sin uniones, sin costuras. ¡Un proyecto de locos! El metro cuadrado costaba 67 mil libras. Fue una experiencia extraordinaria.

– ¿Cuál fue el reto ahí?

– Ejercer la restricción. Yo no quiero simplemente gastar su dinero. Si tienes ese mindset, puedes controlarte. Mis clientes me contratan porque saben que los cuido. No excedo sus presupuestos. En el caso de este cliente ruso, sabía que por cada dólar que gastaba él obtendría dos de vuelta. Sabía que eran elementos que lo iban a ayudar a vender los departamentos por una cantidad exorbitante de dinero. Nosotros no hacemos tonterías.

MIRA: 5 ideas para ambientar un departamento pequeño

Sobre el proyecto Residencia H

“Queremos crear una nueva tendencia inmobiliaria de lujo, lo cual implica desarrollar un nuevo gusto por el diseño que al mismo tiempo es funcional y cálido. Este proyecto se convertirá en un ícono urbano que armoniosamente conecta a dos entornos complementarios, manteniendo como protagonista al edificio y su diseño interior con vista a un parque privado. Buscamos a un cliente muy peculiar y exigente. Que es conocedor de diseño, pero que celebra la exclusividad de una manera muy íntima y serena, sin presumir, sin dejarse llevar por las corrientes. Un habitante exigente encontrará en este refugio de lujo un diseño atemporal que trasciende sus expectativas”. Fernando Razeto & Giovanni Schettini, socios en Madison, desarrolladora del proyecto.

Web del proyecto: https://www.residenciah.com/

Thomas Juul-Hansen junto a sus socios en Lima, la inmobiliaria Madison. (Foto: Difusión)

Thomas Juul-Hansen junto a sus socios en Lima, la inmobiliaria Madison. (Foto: Difusión)

VIDEO RECOMENDADO

Arquitecto Michele De Lucchi: “La arquitectura debe aprender a desaprender”

TE PUEDE INTERESAR