Slider Item
Slider Item
Slider Item

El domingo, luego de haber logrado la renuncia de Manuel Merino a la Casa de Pizarro, miles de peruanos esperaban en las calles conocer quién sería la nueva o el nuevo presidente del Perú.

A altas horas de la noche, sin embargo, de Palacio Legislativo no salió humo blanco. Las negociaciones que, por horas, habían culminado en una propuesta para una Mesa Directiva no habían encontrado el respaldo requerido en el pleno. Una vez más, todo quedaba en la incertidumbre. La República del Perú no tenía presidente.

Mira: Manuel Merino: Las horas finales de un gobierno de cinco días

Las negociaciones

La idea, desde el principio, era conformar una Mesa Directiva liderada por un congresista que haya votado en contra de la vacancia de Martín Vizcarra –y, por lo tanto, de la asunción de mando de Merino-. La Junta de Portavoces, comenzó con las negociaciones.

La lista de candidatos a la Mesa Directiva no era cosa fácil. Quien ocupara la presidencia del Congreso se convertiría –tras aceptar la renuncia de Merino- en el nuevo presidente del Perú.

PARA SUSCRIPTORES: El parto presidencial, una crónica de Fernando Vivas

En un primer momento, se voceó con Fuerza a la congresista del Partido Morado –agrupación que votó en bloque contra la vacancia-, Carolina Lizárraga.

De hecho, fuentes legislativas señalan que, desde la madrugada del sábado, miembros de Alianza para el Progreso se contactaron con Lizárraga para preguntarle si estaba dispuesta a encabezar una lista. Ella respondió que sí, y anunciaron que la apoyarían.

Lizárraga contaba con el apoyo de cinco bancadas: Frepap, Frente Amplio, Fuerza Popular, Alianza Para el Progreso y Acción Popular. El problema era que su bancada no la quería en el mando, debido a los ya conocidos pleitos entre el líder del Partido Morado, Julio Guzmán, y la abogada, además de su distanciamiento del grupo parlamentario y del partido.

En medio de los trascendidos, Lizárraga zanjó en asunto en su cuenta de Facebook: “Yo no he pedido ningún cargo. No es mi estilo. Seguiré en mi camino de buscar la legitimidad, a través del voto de los militantes de mi partido primero, y de nuestro país, después”, escribió.

No terminamos de secar nuestras lágrimas por los tres jóvenes que han muerto para devolvernos la democracia y parece que…

Publicado por Carolina Lizárraga – Congresista en Domingo, 15 de noviembre de 2020

Mira: Dos muertes en las protestas: Se complica la situación legal de Manuel Merino

Una opción barajada por del Partido Morado era Gino Costa. Este, sin embargo, no contaba con el respaldo de las demás bancadas, por haberse enfrentado públicamente con varias de estas, según fuentes de El Comercio.

Había, pues, que buscar otra opción.

Mientras tanto, en una reunión interna de Unión Por el Perú (UPP) se evaluó proponer a Daniel Urresti, de Podemos, según puentes upepistas. La idea no trascendió.

Por otro lado, Podemos propuso a Zenaida Solis (Partido Morado). Los morados, sin embargo, insistieron en que los candidatos de la bancada eran Francisco Sagasti o Gino Costa, quienes no contaban con el respaldo de las otras bancadas.

Dicen las fuentes que la discusión habría llevado al Partido Morado a “patear el tablero” y, tras la Junta de Portavoces, la bancada hizo pública una alternativa completamente nueva: que el Congreso de la República deshaga la vacancia de Vizcarra, de modo que este vuelva a asumir el sillón presidencial, con Francisco Sagasti como presidente del Congreso. Pese a que la iniciativa tuvo corta vida, generó malestar entre los portavoces.

Pasaron las horas y el Partido Morado planteó una alternativa menos polémica: Francisco Sagasti, vocero de la bancada.

El congresista, sin embargo, desistió. Fuentes del Congreso cuentan que la decisión habría venido de arriba: Julio Guzmán, al enterarse que su plancha presidencial podía estar en riesgo con Sagasti –precandidato a la primera vicepresidencia en su fórmula- como presidente de transición, le pidió que no asuma la presidencia del Congreso. El congresista se inscribió en el segundo lugar de la lista, como primer vicepresidente, dejando la casilla de la presidencia del Parlamento en blanco.

El hecho generó molestia en la bancada morada. Luego, Sagasti retiró su candidatura a la segunda vicepresidencia del Congreso, aunque volvió a aceptarla horas después. Por otro lado, Aron Espinoza, vocero de Podemos, señaló hoy en Canal N que el retiro de la firma de Sagasti generó malestar en la Junta de Portavoces.

La versión de Guzmán, sin embargo, es otra. Según dijo en Canal N, presiones y rechazo de algunas bancadas impidieron continuar con la lista liderada por Sagasti. La misma versión, sostenida por una fuente cercana a Guzmán, es que otros grupos parlamentarios le habrían puesto como condición que, si Sagasti asumía las riendas del gobierno, Guzmán debía desistir de su candidatura presidencial en las elecciones del 2021. Más de una fuente morada, sin embargo, niega esta versión.

Lo cierto es que, según más de una fuente congresal, los vaivenes del Partido Morado a lo largo de la jornada generaron fricciones en la Junta de Portavoces.

Finalmente, se propuso como candidata a la presidencia del Congreso –y, por lo tanto, a la presidencia del Perú- a Rocío Silva Santisteban, una de las dos únicas legisladoras del Frente Amplio que se opuso a la destitución de Vizcarra. Fuentes parlamentarias señalan que fue Carmen Omonte (APP) la que propuso a Silva Santisteban como cabeza de lista y a Sagasti como primer vicepresidente.

El nombre de Rocio Silva, sin embargo, no surgió tan tarde. Este se barajaba ya por parte de APP desde la madrugada del sábado, junto al de Lizárraga.

La lista final incluyó también a Sagasti en la primera vicepresidencia, Luis Roel (Acción Popular) en la segunda y Yéssica Apaza (UPP) en la tercera. Pese a que esta última había votado a favor de la vacancia de Vizcarra, su inclusión en la lista fue parte de las negociaciones para alcanzar la aprobación de la bancada upepsita.

La lista consiguió respaldo en la Junta de Portavoces, no lo hizo en el pleno. La terna necesitaba 60 votos para ser aprobada, pero solo alcanzó 42. En contra, votaron 52. 25 se abstuvieron.

De acuerdo a fuentes cercanas a Gino Costa, al no haber recibido el apoyo final de su bancada, decidió no votar en señal de protesta.

El resultado fue sorpresivo, especialmente para la Junta de Portavoces. Por la tarde, Alianza por el Progreso había emitido un comunicado comprometiéndose a apoyar la propuesta liderada por Silva Santisteban, pero el voto de la bancada fue dividido: 7 a favor, tres en contra y 7 abstenciones.

La misma Silva Santisteban expresó su asombro. “Es una sorpresa porque costó mucho trabajo plantear una lista de consenso; me sorprendió que la gente de APP [que dijeron] que iban a votar en bloque no lo hicieran”, en RPP luego de la derrota. Según aseguró, legsiladores de otras bancadas, como José Luna (Podemos Perú) y algunos de Acción Popular y UPP, le habían dicho que votarían a favor de su lista.

Fuentes de distintos partidos aseguraron que la negativa se debió al rechazo de que una persona de “extrema izquierda” asumiese las riendas del gobierno. Por otro lado, fuentes en el Frepap señalaron que la bancada del pescado estaría esperando a decidir hoy, con la esperanza de que el Tribunal Constitucional resolviera antes la demanda competencial sobre la vacancia.

Lo que viene

Tras el intento frustrado por dotar al país de un presidente, la Junta de Portavoces volvió a reunirse, pero no se logró consenso sobre una nueva lista. Los intentos continuarán hoy, lunes, y las candidaturas para la Mesa Directiva se podrán presentar hasta la 1 de la tarde.

Lo que ya se sabe es que el Partido Morado presentará una lista integrada únicamente por miembros de su partido, con Sagasti a la cabeza.

“Lo que necesitamos es una lista morada, liderada por Francisco Sagasti e integrada por ninguna otra persona que haya votado a favor de la vacancia o en abstención. Estoy esperando esta propuesta y estas son las indicaciones que le he dado a la bancada”, dijo anoche en Canal N.

Mientras tanto, los peruanos esperan saber quién estará a cargo de gobernarlos.

VIDEO RECOMENDADO

Por 42 votos a favor, 52 en contra y 25 abstenciones, el pleno rechazó la única lista de candidatos a la Mesa Directiva, encabezada por Rocío Silva Santisteban.