Once días después de la segunda marcha contra Manuel Merino, la fiscalía especializada en derechos humanos continúa la investigación por la presunta desaparición forzada de Luis Fernando Araujo Enriquez, el joven de 24 años que denunció haber sido secuestrado tras la movilización ciudadana del sábado 14 de noviembre.

MIRA: Designan a César Cervantes Cárdenas como nuevo comandante general de la Policía Nacional

“Me han tenido reducido tres días, sin comer, sin agua, en una habitación, aparentemente, escondido con otra persona”. Luis Araujo Enriquez apareció la tarde del martes 17 de noviembre en las inmediaciones del hospital Dos de Mayo y aseguró que presuntos agentes del Grupo Terna lo mantuvieron encerrado tres días luego de detenerlo cuando participaba de la protesta realizada en el Centro de Lima.

Mientras la Tercera Fiscalía Penal Supraprovincial de Lima, del Subsistema de Derechos Humanos, realiza las diligencias necesarias para esclarecer el caso, se han difundido imágenes de cámaras de seguridad del distrito de Independencia que registran al joven horas antes de los hechos denunciados. Este es un recuento de los hechos ocurridos

1. Tres días sin rastro

“He recorrido todas las comisarías, todos los hospitales y solo he recibido respuestas negativas, que no está. He ido hasta la morgue porque tengo miedo de encontrarlo ahí”. Con un video difundido en redes sociales, Raquel del Carmen Enríquez Ortiz, madre de Luis Araujo, denunciaba que 48 horas después de la marcha no tenía información sobre el paradero de su hijo. En su testimonio pedía ayuda para encontrarlo a salvo. La última vez que lo había visto fue el sábado 14 de noviembre en la tarde cuando el joven salió de su vivienda.

Así como ella, personal de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) y de la Defensoría del Pueblo recorrieron establecimientos de salud y policiales para ubicar a los jóvenes que no regresaban a sus casas luego de la marcha. La CNDDHH llegó a registrar más de 70 casos de personas no ubicadas tras la protesta del sábado, pero la mayoría regresó por sus propios medios durante el domingo 15 de noviembre. Menos Luis. Porfirio Barrenechea, director del Mecanismo Nacional de Prevención de la Defensoría, informó a este Diario que para el lunes se habían visitado 13 dependencias policiales, entre ellas las comisarías de San Andrés, Cotabambas, Alfonso Ugarte y sedes de la Diviac, Dircote y Diones, sin lograr encontrar a nadie.

La denuncia por desaparición fue interpuesta el lunes 16 de noviembre ante la División de Investigación de Personas Desaparecidas de la Dirección de Trata de personas. Ese mismo día, la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, anunciaba la apertura de una investigación preliminar contra los que resulten responsables por el delito de desaparición forzada. Para ese momento, el único que no había regresado a casa era Luis.

Fue el día siguiente, el martes 17 de noviembre, aproximadamente a las 5 de la tarde, que Luis Fernando apareció en las inmediaciones del hospital Dos de Mayo. En sus primera declaraciones, denunció que estuvo secuestrado por presuntos agentes el grupo Terna, de la Policía Nacional. “He sido agredido por lo que viene a ser el grupo Terna. Me han tenido reducido tres días, sin comer, sin agua, en una habitación, aparentemente, escondido con otra persona. No sé quién era, porque nos tenían separados. Estoy bien, gracias a Dios no me han hecho nada, unos golpes que cualquiera lo soporta y gracias a todas las personas que han estado apoyando la causa de mi madre para poder encontrarme”, dijo en un video difundido en Twitter.

Según detalló la fiscal adjunta penal supraprovincial Mirela Coronel Molero, la reaparición del joven ocurrió al mismo tiempo que la madre rendía su manifestación ante el Ministerio Público por la denuncia de desaparición. En ese momento, la madre estaba acompañada por Rocío Meza, abogada del Instituto de Defensa Legal (IDL). Las tres acudieron a los exteriores del nosocomio.

La fiscal Coronel Molero detalló que Luis fue trasladado de forma inmediata al departamento de Medicina Legal, ubicado en La Victoria, para pasar por los exámenes correspondientes, entre los que incluyó el examen toxicológico. “Sí ha presentado conforme lo ha certificado el médico legista lesiones que se han dado el calificativo médico legal correspondiente”, indicó en un video difundido en Twitter por el Ministerio Público.

Meza sostiene que es importante tener en cuenta que, debido a esta coincidencia en los tiempos entre las declaraciones de la madre y la reaparición de Luis, la fiscal estuvo presente en el hallazgo y las diligencias inmediatas que se realizaron.

2. Horas clave

De acuerdo con el informe N°266 -2020-Dirnic PNP/Dirincri-Divise-D1-E1, el miércoles 18 de noviembre, personal de la División de Investigación de Secuestros y Extorsiones de la Dirincri “captó a una fuente humana” que informó que Araujo Enríquez fue visto en inmediaciones de Jr. Atahualpa de Independencia horas antes de la marcha. El testimonio indica que, luego de visitar a un amigo, el joven “se retiró caminando por el Jr. Yupanqui con dirección hacia la avenida Túpac Amaru”. Además, se adjunta – indica el reporte policial – imágenes de las cámaras de seguridad de la zona, en el lapso de las 5 p.m. a las 6 p.m., que mostrarían a Luis Araujo caminando junto a otro joven de 23 años.

Para dicha fuente, esas imágenes indicarían que Luis “no habría asistido a la marcha nacional”.

Sin embargo, Rocío Meza asegura que el video no invalida la versión de la detención forzada porque el testimonio de Luis Araujo siempre incluyó que, antes de llegar a la protesta, visitó a un amigo en el distrito de Independencia. Según contó el agraviado, la detención realizada por presuntos agentes terna ocurrió aproximadamente a las 8:30 de la noche.

Reporte de la Dirincri da cuenta de la ubicación de Luis Araujo, horas antes de los hechos. Defensa del agraviado asegura que imágenes no contradicen denuncia de secuestro porque hechos ocurrieron en la noche.

Reporte de la Dirincri da cuenta de la ubicación de Luis Araujo, horas antes de los hechos. Defensa del agraviado asegura que imágenes no contradicen denuncia de secuestro porque hechos ocurrieron en la noche.

“En las declaraciones ante la fiscal, Luis contó que estuvo en el skate park con su amigo y que llegó entre las 7 y 7:30 p.m. al Centro. Desde el principio lo dijo en el local de Medicina Legal, donde se habilitó un ambiente para la declaración del joven con la fiscal”, informó Meza a El Comercio.

Otro punto que fue mencionado en el reporte de la Dirincri es que la madre denunció que la desaparición ocurrió aproximadamente a las 5 de la tarde, situación que contrastaría con las imágenes difundidas. No obstante, Meza precisó que el horario indicado por la madre responde al momento en el que dejó de tener contacto con su hijo. “Se reportó la desaparición desde las 5 de la tarde porque desde esa hora no supo de él. Él ha declarado que llegó a la marcha a alrededor de las 7:30 y que lo detienen aproximadamente a las 8:30 p.m”, precisó.

La versión de Araujo agrega que fueron cuatro presuntos agentes vestidos de civiles los que los intervinieron en la avenida Nicolás de Piérola, cerca de la Plaza San Martí, y lo ingresaron a un automóvil para llevarlo a un lugar no identificado, donde estuvo encerrado desde la noche del sábado hasta el martes, aproximadamente a las 4 de la tarde. “No pude ver nada porque era un lugar cerrado. Era una casa, pedí que me lleven a una comisaría, pero no me llevaron.”, contó la misma noche del 17 a la prensa. Según su testimonio, los agresores lo abofetearon en varias oportunidades y el martes lo abandonaron en la avenida Aviación, en La Victoria, desde donde deambuló hasta llegar cerca del hospital Dos de Mayo. De acuerdo con la abogada, sus captores también le hicieron escuchar la voz de su madre pidiendo ayuda en los medios de comunicación.

Reporte de la Dirincri da cuenta de la ubicación de Luis Araujo, horas antes de los hechos. Defensa del agraviado asegura que imágenes no contradicen denuncia de secuestro porque hechos ocurrieron en la noche.

Reporte de la Dirincri da cuenta de la ubicación de Luis Araujo, horas antes de los hechos. Defensa del agraviado asegura que imágenes no contradicen denuncia de secuestro porque hechos ocurrieron en la noche.

3. Luego del hallazgo

Además de los exámenes en Medicina Legal realizados el día del hallazgo, la fiscalía informó que se han realizado diligencias de inspección fiscal en los lugares mencionados por Araujo Enríquez a fin de poder identificar a los responsables. Asimismo, se ha dispuesto “recabar información respecto a las posibles dependencias y lugares donde se habría suscitado el hecho, cámaras de videovigilancia e información de testigos”.

El caso ha sido asumido por el equipo de derecho penal de IDL [Meza, al ser constitucionalista, ya no es parte de la defensa]. Carlos Rivera, coordinador y abogado del área legal de IDL, indicó que la información de una supuesta renuencia de Araujo para pasar el examen toxicológico también es falsa. La prueba se realizó en la sede de Medicina Legal, ubicada en La Victoria, el mismo día en que fue ubicado, según confirmó la fiscal Coronel en un video difundido por la cuenta de Twitter del Ministerio Público.

“El procedimiento indica que el resultado del examen toxicológico se remite a la fiscalía y ahora deben estar en la carpeta fiscal N° 56 de la fiscalía de Derechos Humanos que dirige el fiscal Johnny Soto”, indicó Rivera.

Para el abogado, el caso califica como un delito contra la humanidad en la modalidad de desaparición forzada porque Araujo ni su familia fueron informados sobre el motivo de la detención ni el lugar el que se habría encontrado recluido. Este delito está tipificado en el Artículo 320 del Código Penal Peruano y sanciona con entre 15 y 30 años de prisión al funcionario, servidor público o cualquier persona “con el consentimiento o aquiescencia de aquel” que se haya negado a reconocer la privación de libertad o a dar información cierta sobre el destino o el paradero de la víctima.

El hecho que Araujo haya estado desaparecido tres días es grave. El crimen de desaparición forzada se materializa cuando la autoridad que está sometiendo a la víctima no da información sobre su paradero”, señaló a El Comercio.

Según dijo a este Diario, corresponde que la fiscalía determinar de qué manera se vinculó el Grupo Terna en el Plan Operativo de la Séptima Región Policial, el cual debe consignar el número de agentes que participaron en la operación por las marchas, el tipo de armamento que se usó y las órdenes que los agentes debían seguir. “El coronel Freddy Velásquez, jefe del Escuadrón Verde, tiene que declarar cuál fue la razón que determinó para que más de personas hayan sido detenidos y luego incomunicados, como es el caso de Luis Araujo. Él no pudo identificar dónde estuvo, esa información la tiene que proporcionar el Grupo Terna”, enfatizó. De acuerdo con Rivera, el caso Araujo se encuentra en una carpeta fiscal independiente junto con las denuncias de otros jóvenes desparecidos en la marcha.

Los momentos claves de la denuncia por desaparición forzada. (Infografía: Jean Izquierdo)

Los momentos claves de la denuncia por desaparición forzada. (Infografía: Jean Izquierdo)

4. Respuestas de la PNP

El día del hallazgo de Luis Araujo, la Policía Nacional informó que dispuso que la División Especializada de la PNP, en coordinación con el Ministerio Público, realicen una “investigación exhaustiva para determinar las causas y circunstancias de los hechos”. Al mismo tiempo, Inspectoría General de esta institución abrió investigaciones administrativas/disciplinarias para establecer presuntas responsabilidades que hubiera lugar en el personal policial.

Días después, sin embargo, el coronel PNP Fredy Velásquez, jefe del Escuadrón Verde – Grupo Terna, negó que los agentes de esta unidad participaran en los operativos desplegados en el Cercado de Lima durante las marchas desarrolladas los días 12 y 14 de noviembre. Solo admitió que actuaron durante la movilización del miércoles 11 de noviembre.

Pese a ello, anoche el ministro del Interior, Rubén Vargas, anunció que no se permitirá la participación de agentes del Grupo Terna en futuras manifestaciones y se sancionará a quien dispuso que actúen en las protestas en contra Manuel Merino. “No solamente se tiene que corregir, se tiene que castigar a quien haya ordenado que se utilice a agentes terna para una actividad que no está dentro de sus funciones específicas. No se puede”, dijo a RPP.

EL presidente Francisco Sagasti anunció cambios en la Policía Nacional del Perú en el camino para la “modernización y fortalecimiento” de la institución. Se cambió al comandante general, 18 generales fueron pasados al retiro, pero no hubo menciones al grupo terna, escuadrón directamente sindicado por lo ocurrido con Araujo.

El Comercio intentó comunicarse con voceros de esta institución para conocer avances de las pesquisas, pero el área de prensa informó que no brindarán declaraciones mientras el caso se encuentre en investigación.

Por admin