Slider Item
Slider Item
Slider Item

Los precios del oro caían este martes a mínimos de al menos cuatro meses, extendiendo el fuerte declive de la sesión anterior, en medio del optimismo por el desarrollo de vacunas contra el COVID-19 que llevaba a los inversionistas a tomar más activos de riesgo.

El oro al contado bajaba 1,22% a US$1.814,44 la onza a las 1015 GMT y cotizaba en su menor nivel desde al menos el 21 de julio. El lunes, el lingote perdió hasta un 2,2%. Los futuros del oro en Estados Unidos retrocedían 0,9% a US$1.820,60.

Las acciones europeas subían por un posible relajamiento de las restricciones del COVID-19 y por los progresos de la vacuna de AstraZeneca, que el lunes se sumó a otras grandes farmacéuticas al anunciar positivos resultados de sus ensayos clínicos.

Tuvimos más noticias sobre la vacuna, algunos retornos subieron en Estados Unidos e incluso el dólar empezó a bajar, ahora el oro no está rindiendo demasiado a partir de ese factor (…) Esta es una muy mala señal para el oro, ya que existe una debilidad estructural que está surgiendo”, dijo Georgette Boele, analista de ABN Amro.

Una caída bajo el nivel de soporte de US$1.800 la onza podría desatar una ola liquidadora extensa, dijo Boele.

El dólar se mantenía cerca de su menor nivel en tres meses, lo que hace al oro más barato para inversores con otras divisas y en circunstancias habituales de mercado impulsaría al lingote.

En otro factor que aumenta la confianza de los inversionistas, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, obtuvo la luz verde para iniciar la transición de poder en la Casa Blanca.

Entro otros metales preciosos, la plata caía 0,9% a US$23,37 la onza, el platino subía 1,1% a US$936,11 la onza, y el paladio perdía 1% a US$2.331,06 la onza.