Los judíos ortodoxos neoyorquinos se quejan de las restricciones para evitar la propagación del coronavirus desde hace meses. No solo fueron los cierres de los negocios no esenciales o de las escuelas, sino la imposibilidad de reuniones masivas y la disposición de que a las sinagogas solo pudieran asistir un máximo de 10 personas.

“EE.UU. está de vuelta”, dice Biden al anunciar a su equipo de Seguridad

En octubre, por ejemplo, las cámaras de CNN registraron una protesta en Brooklyn, en la comunidad judía de Borough Park, en donde un grupo de gente incendió objetos en medio de la pista y detuvo el tráfico.

Quién es Antony Blinken, el nominado para la Secretaria de Estado

La agencia AFP recogió, entonces, el testimonio de uno de ellos: “[El gobernador] no entiende que toda nuestra vida está hecha de oración y estudio de la biblia”.

Así mismo, “Clarín” anotó que, además de las protestas, “un periodista fue golpeado por manifestantes que cantaban ‘Jewish Lives Matter’, haciendo eco del movimiento antirracista ‘Black Lives Matter’”.

EL COMPONENTE POLÍTICO

Entiendo que haya gente que no esté de acuerdo con los planes, pero es crucial que respeten que el estado y la ciudad tomaron esta decisión para ayudar y por la seguridad de todos”. CNN recogía las declaraciones de Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, a las primeras protestas.

En respuesta, líderes judíos ortodoxos acusaban a los funcionarios de discriminarlos al estigmatizarlos como el foco de los contagios.

Según datos de “Clarín”, en ese momento, Borough Park tenía una tasa de contagios del 9%, “comparado con el 1,16% de toda la ciudad”.

Valdría anotar que los barrios judíos de Nueva York se ubican mayoritariamente en Brooklyn. De ellos, uno de los más grandes y más conocidos es el de Williamsburg, que pertenece a la comunidad Satmar y se ubica a 35 minutos en auto de Borough Park.

“Clarín” también dio un dato importante: que la mayoría de ellos eran proTrump y veían en estas medidas una intervención política.

Así lo confirmó el “New York Times”: los hombres jóvenes de la comunidad están cansados de las pautas de la pandemia y resentidos con las autoridades seculares, y están siguiendo el ejemplo de la derecha, incluso la del presidente Donald Trump.

Durante meses, la desinformación y los rumores sobre el virus, algunos inspirados por Trump, se han extendido ampliamente en foros y mensajes de Whatsapp que son populares entre [ellos]”, informó el diario

No fue sorpresa cuando la comunidad religiosa denunció las medidas ante una corte. Su argumento: la libertad religiosa. Pero fue desestimada: el “COVID-19 trasciende las fronteras raciales, religiosas y económicas”.

UN PROBLEMA SIN APARENTE SOLUCIÓN

Tanto el alcalde De Blasio como el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, se han dirigido en varias oportunidades a los judíos ortodoxos para que acaten las normas.

Le digo a mis amigos de la comunidad hasídica: la fe hebrea nos enseña ‘pikuach nefesh’, que significa ‘salvar vidas’ […] Bajo las enseñanzas hebreas, la participación en ceremonias religiosas puede ser excusada por una cuestión de salud, vida y seguridad”, fueron las declaraciones de Cuomo que recogió “Telemundo”.

Su mensaje, sin embargo, cayó en saco roto, por lo menos en la comunidad de Williamsburg, donde se conoció que desobedecieron las disposiciones para evitar la propagación del coronavirus y organizaron, el 8 de noviembre, una boda con 7.000 invitados. No hubo distancia ni mascarillas.

“La Razón” recoge lo que se publicó en el diario local “Der Blatt”, que anotó que para evitar a la “prensa voraz y los funcionarios del gobierno”, la organización de la boda de Yoel Teitelbaum, nieto del gran rabino Satmar Aaron Teitelman, se tomaron ciertas medidas. Por ejemplo, no hubo invitaciones físicas ni virtuales, sino que la noticia se corrió de boca en boca.

Se recuerda que, en octubre, se estuvo por realizar una boda similar, pero las autoridades actuaron rápidamente.

Si resulta que, debido a que detuvimos esa boda, la reacción fue: ‘bueno, tendremos una boda secreta’, eso sería realmente impactante y totalmente engañoso con respecto a las conversaciones que tuve con ellos, porque tuve conversaciones personales con miembros de esa comunidad”, afirmó Cuomo.

“La Nación” anota que el alcalde De Blasio anunció que “el gran rabino tendrá que pagar una multa de 15 mil dólares por violar las normas sanitarias”.

Valdría decir que esta comunidad no es la única que desobedece las reglas. “Diario Sur” recuerda que, el último fin de semana, se descubrió que 80 ‘swingers’ estaban reunidas en un club sexual de Queens; así como una fiesta con más de 120 personas en Manhattan.

EXPLICACIONES A SU CONDUCTA

La BBC se ha preguntado por qué las comunidades judías, tanto en Estados Unidos como en Israel, reniegan y rechazan las medidas sanitarias.

El artículo señala que estos cumplen a rajatabla la Halajá, la ley judía. Eso significa que se alejan del mundo secular y sus inventos, como el Internet y los celulares, de forma que muchos se enteraron tarde de la presencia del coronavirus. A ello se le suma que reunirse a rezar y estudiar el Torá es un mandamiento.

Según los sabios judíos, ‘quien se dedica al estudio de la Torá también protege al mundo entero’”, señala la nota.

A esto habría que sumarle sus recuerdos del Holocausto (que se reavivan al ver tantas muertes), y los miedos a la persecución. Con esto último se puede entender su desconfianza del gobierno y la policía.

Los ultraortodoxos no rechazan la ciencia o la medicina, pero para ellos vivir según la Torá, a través del estudio diario y la oración, es el medio principal por el cual se preserva toda la vida humana. Cuando el orden político interfiere con su trabajo, las consecuencias pueden ser más desastrosas que una pandemia. Podría significar el fin de la vida judía, si no de la humanidad misma”, concluye la BBC.

VIDEO RECOMENDADO

a pandemia del coronavirus ha explotado en Estados Unidos en las últimas semanas del mandato de Donald Trump, que ha optado por la inacción mientras los casos b

TE PUEDE INTERESAR