Luego de ser electo presidente del Congreso para asumir funciones como mandatario, Francisco Sagasti comunicó que renunciaba a su precandidatura en las elecciones internas del Partido Morado. En dichos comicios compiten dos listas, una liderada por Julio Guzmán, acompañado por Flor Pablo (primera vicepresidencia) y Sagasti (segunda vicepresidencia) y otra por Carolina Lizárraga. Ambas listas ya han sido presentadas ante la ONPE.

Esta mañana, la congresista de la bancada morada, Zenaida Solís, señaló a Canal N que su agrupación está evaluando cómo formalizar el retiro de Sagasti. “Se está preguntando en el Jurado Nacional de Elecciones si les dan la oportunidad todavía de recomponer la plancha. Si el JNE dice que sí, habrá un nuevo miembro. Si dice que no, se quedará solamente Julio Guzmán y Flor Pablo”, dijo la parlamentaria. El Comercio intentó comunicarse con Rodolfo Pérez, secretario general del partido, para conocer más detalles del trámite, pero no hubo respuesta.

MIRA: Quién es Francisco Sagasti, el próximo presidente de la República del Perú

De acuerdo con el cronograma electoral, las organizaciones políticas tuvieron hasta el 31 de octubre para remitir las precandidaturas definitivas para sus elecciones internas. La normativa no prevé escenarios de renuncia de candidatos en esta etapa.

El vacío legal y sus posibles efectos

Especialistas consultados por este Diario señalaron que la Ley Orgánica de Elecciones (LOE) no prevé casos de renuncia en la etapa de elección interna. En su artículo 104, esta norma especifica que la remoción de aspirantes a la vicepresidencia se da únicamente mediante denegatoria de su inscripción. Esto, después de vencer en los comicios del partido.

MIRA: Francisco Sagasti asumirá la Presidencia de la República este martes

Por otro lado, la Ley Nº 31038, publicada en agosto pasado, fija lineamientos transitorios para las elecciones generales del 2021 y solo desarrolla la posibilidad de renuncia y reemplazo de candidatos oficiales pero no de precandidatos.

El exasesor del Jurado Nacional de Elecciones, Jorge Jáuregui Mendieta, confirmó que, en el ámbito de los comicios internos del partido, ya no es posible cambiar la fórmula. Sostiene que, después de ese proceso y, siempre que la lista de Guzmán sea la elegida, el partido puede invocar el artículo 104 de LOE.

“La renuncia del candidato podría ser considerada para la denegatoria de su inscripción como tal. Por tanto, cuando se acabe la elección interna el día 9 de diciembre y entremos a la etapa de inscripción de candidaturas para el cierre del registro el 22 de diciembre, se puede hacer el cambio”, refirió.

El experto en temas electorales precisa que el propio cronograma establecido por el JNE no permitiría renuncias de este tipo. Indicó también que Sagasti no tiene impedimento legal para continuar con su precandidatura, pero entiende que su retiro voluntario se debe más a un gesto político al asumir las funciones de presidente encargado de la República.

El también especialista en Derecho Electoral, José Manuel Villalobos Campana, indica en el mismo sentido: “Se ha previsto la renuncia de candidatos, efectivamente, pero luego de la inscripción formal de la lista ante el Jurado Electoral Especial, y esto va a pasar el 22 de diciembre, que vence el plazo”.

¿Se puede hacer una excepción? Villalobos precisa que la ONPE podría guiarse del artículo 104 para declarar procedente la renuncia de Sagasti aunque se trate de un precandidato. “Es una situación que no está prevista ni en la ley ni en el reglamento. Creo que, teniendo ese vacío, tranquilamente se podría llenar interpretando el artículo 104 de la Ley Orgánica de Elecciones que permite el reemplazo del candidato a la vicepresidencia”, expresó.

José Tello Alfaro, representante del Instituto Peruano de Derecho Electoral, coincide con esta lectura y también explica que la ONPE podría reconsiderar de manera excepcional una recomposición de la lista.

“La renuncia de precandidatos en elecciones internas no tiene una regulación. No tiene una previsión legal ni reglamentaria y, por tanto, estamos ante un vacío. A mi entender, creo que debería permitirse que haya una recomposición porque, primero, el 31 octubre era una fecha en la que nadie sabía que [Martín] Vizcarra iba a ser vacado ni que iba a asumir Manuel Merino ni que iba a generarse una explosión social y que, luego, por consenso, Sagasti se convertiría en presidente interino. Yo sí considero que ONPE puede hacer un análisis especial sobre esto”, dijo.

Ninguna de las salidas afectaría las precandidaturas de Julio Guzmán y Flor Pablo

De esta manera, se despliegan dos posibilidades para el Partido Morado antes de las elecciones internas: lograr una reconsideración de cambio en la fórmula por parte de la ONPE o seguir con la lista que incluye a Sagasti si es que la ONPE niega esa recomposición con cargo a lograr su salida en un momento posterior.

“Es cierto que el plazo [para presentar listas para las internas] ya concluyó en el cronograma, pero hay que tomar en cuenta que no hay regulación para renuncias de precandidatos. Ante un escenario nuevo, donde no hay regulación como para argumentar que algo pueda contravenirla, debería primar el respeto a las decisiones de participación política y no restringirla”, opina José Tello.

Para Jorge Jáuregui, ante el supuesto de que la lista se mantenga con Sagasti y esta resulte electa en las internas, el partido tendría que insistir con el retiro ante el JNE. Además, para efectos de sus comicios, la organización política podría informar a sus miembros sobre la persona que eventualmente reemplazaría a Sagasti.

“La decisión política de Sagasti [de renunciar] se tendría que evaluar a nivel del Jurado Electoral Especial. De acuerdo con el cronograma, antes del 22 de diciembre, los partidos van a empezar a acudir al Jurado Electoral Especial de Lima Centro 1 para inscribir la candidatura. Ahí el candidato, como miembro de la fórmula, puede presentar un escrito de renuncia expresa y, recién en ese momento, el partido puede recurrir al plazo de tres días para reemplazar a su candidato”, explicó Jáuregui.

Para Villalobos, la salida más saludable es que el partido formalice la renuncia de Sagasti e incorpore a su posible sucesor después de asegurar la plancha en las internas de la organización. “Si lo hicieran ahora [siendo precandidatos], la lista quedaría incompleta y, técnicamente, no podría inscribirse porque les faltaría un miembro. Entonces, para no generar problemas y que luego no los tachen, lo más recomendable es que esta renuncia que él ha hecho se haga efectiva luego de que ellos ganen en las internas”, dijo.

Los especialistas señalan que, luego de las internas, la lista de Guzmán no quedaría afectada por la salida de Sagasti y que tanto el primero como Flor Pablo continuarían en carrera a Palacio de ser electos como candidatos oficiales del partido. Tello recordó, además, el antecedente de Vladimiro Huaroc, quien en 2016 fue excluido como candidato a la segunda vicepresidencia en la plancha de Fuerza Popular. En ese caso, la entonces candidata presidencial Keiko Fujimori siguió junto a José Chlimper.

VIDEO RECOMENDADO

Francisco Sagasti anunció que solicitó el retiro de su candidatura a la segunda vicepresidencia en la plancha de Julio Guzmán en el Partido Morado. (Canal N)