La convocatoria fue hecha a la antigua, por boca a boca o con volantes fotocopiados cuyo contenido se sentía que quemaba en el bolsillo del pantalón. El 5 de junio de 1997, a la una de la tarde, grupos de estudiantes de universidades públicas y privadas del Perú (San Marcos, PUCP, de Lima, Agraria, UNI, del Pacífico, la Cantuta, Villareal, UPC y UNIFÉ) dejaron sus aulas, bibliotecas y cafeterías para iniciar una concentración pacífica en las puertas de sus campus. Algunos llevaban polos blancos y pancartas que no eran más que hojas de cuaderno escritas con lapicero. Pocos tenían idea clara de cómo se hacía una protesta porque no habían estado en ninguna. Pero querían aprender y emprendieron la marcha al Centro de Lima. Acaso mucho lo pisaron por primera vez.

MIRA: Cinco protestas lideradas por jóvenes que cambiaron el curso de la historia

La marcha de estudiantes de 1997 fue uno de los fenómenos que más intrigó a la prensa y a los sociólogos en el régimen autoritario de Alberto Fujimori (1990-2001). Las páginas de los diarios y las revistas dominicales se llenaron con notas al respecto. El Comercio calificó al día siguiente a la movilización como “la marcha más grande de los años 90″, y acompaño la nota con una impresionante foto panorámica del Jirón Lampa, lleno de rostros jóvenes. La República lo llamó: “El despertar de los universitarios”, mientras que Expreso fue todavía más enfático: “La resurrección de la protesta estudiantil”, escribieron. Días después, en una artículo amplio, La República afirmaba: “La nueva oposición: bienvenidos. Por fin de desengañaron”.

MIRA: Marcha Nacional: las iniciativas solidarias que auxilian a ciudadanos y mascotas en las calles

Lo de desengaño tenía un motivo. La juventud de los noventas fue estigmatizada desde inicios de esa década como La Generación X, los hijos del derrumbe de las ideologías y la crisis de representación que fue pretexto para el golpe de estado en 1992. Con la derecha abusando del poder, comandos paramilitares que mataban estudiantes, la izquierda reducida a su mínima expresión y Sendero Luminoso poniendo bombas en la capital, se podía entender que muchos jóvenes no se identificaran con ninguna opción política y optaran por la apatía. Lo individual primaba sobre lo colectivo y la indiferencia era una extraña virtud, lo que, visto a la distancia, era un triunfazo del régimen. Pero todo tiene su límite y 1997 fue el año que rebalsó la paciencia.

Primera gran movilización masiva de estudiantes de 1997 contra el régimen de Alberto Fujimori. (Foto: Dante Piaggio / Archivo Histórico El Comercio).

Primera gran movilización masiva de estudiantes de 1997 contra el régimen de Alberto Fujimori. (Foto: Dante Piaggio / Archivo Histórico El Comercio).

En los primeros meses de ese año el gobierno de Fujimori fue golpeado por varias denuncias que sacudieron a la opinión pública: el horrendo asesinato de la agente Mariela Barreto, la revelación de los ingresos millonarios del asesor presidencial Vladimiro Montesinos y el posterior retiro de la nacionalidad del dueño del canal de televisión que propaló estos reportajes. El Congreso, de mayoría fujimorista, se negaba a investigar pese a los pedidos de la oposición. Toda esa indignación llegó a su pico con la destitución de tres magistrados del Tribunal Constitucional que habían declararon inviable una posible nueva reelección de Fujimori. Eso fue lo que sacó a los estudiantes a las calles.

La marcha de estudiante avanza por la avenida Wilson, junio de 1997. (Foto: Dante Piaggio / Archivo Histórico de El Comercio).

La marcha de estudiante avanza por la avenida Wilson, junio de 1997. (Foto: Dante Piaggio / Archivo Histórico de El Comercio).

El malestar surgió en las aulas de Derecho y de ahí se extendió hacia facultades de Letras, de Humanidades y arte. La marcha se coordinó en cosa de días y no sin temor. Cinco años antes, el Grupo Colina había ingresado a la Universidad Enrique Guzmán y Valle, secuestrado y asesinado a nueve estudiantes y un profesor de esa casa. Un miedo silencioso se había apoderado desde entonces en muchos campus, algunos intervenidos abiertamente por el ejército. De ahí la emoción cuando se empezaron a corear los lemas de “¡el miedo se acabó!” mientras se avanzaba por las avenidas Wilson, por el Paseo de los Héroes, rumbo al Congreso.

Marcha de estudiantes del 5 de junio de 1997. (Foto: Dante Piaggio / Archivo Histórico El Comercio).

Marcha de estudiantes del 5 de junio de 1997. (Foto: Dante Piaggio / Archivo Histórico El Comercio). (Dante Piaggio/)

Los estudiantes no fueron los únicos movilizados en esa fecha. La CGTP, el SUTEP, los desempleados del país tenían su propia marcha ese día, pero los jóvenes trataron en todo momento de mantenerse separados de la clase política y de las consignas partidarias. Los partidos de todos los colores estaban desprestigiados (con o sin razón), los medios no daban claras señas de independencia y la sensación general era que no había a quien recurrir y que los jóvenes bailaban con su propio pañuelo. La única moneda que compartían era su juventud y su indignación.

Universitario improvisa una pancarta con un aerosol. Muchos hicieron lo que pudieron con cartulinas y lapiceros. (Foto: Dante Piaggio / Archivo Histórico El Comercio).

Universitario improvisa una pancarta con un aerosol. Muchos hicieron lo que pudieron con cartulinas y lapiceros. (Foto: Dante Piaggio / Archivo Histórico El Comercio). (Dante Piaggio/)

La gente estaba enojada y sus slogans eran mordaces. Quizá no había pancartas ingeniosas o coloridas como las de la marcha del 14N, pero los lemas cantados reflejaban el animo jovial de los universitarios. “Servando y Florentino, mejor que Montesinos”, “Keiko, escucha, tu viejo es un rech*** o “Kenji, maldito, no v*** al perrito” fueron frases que se gritaron a todo pulmón por Wilson, Colmena, Lampa y Abancay. Al final, tras breves episodios de violencia en algunos puntos, la marcha terminó con tranquilidad al caer la noche. La sensación generalizada fue que se había logrado algo especial.

Así informaba El Comercio al día siguiente la movilización de los universitarios y los gremios: "La marcha más grande de los 90s". (Foto: Archivo Histórico El Comercio).

Así informaba El Comercio al día siguiente la movilización de los universitarios y los gremios: «La marcha más grande de los 90s». (Foto: Archivo Histórico El Comercio).

El oficialismo de inmediato empezó a “terruquear” a los jóvenes. De ahí la importancia de volver a marchar, esta vez bajo e lema “Somos estudiantes, no somos terroristas”, como ocurrió luego. Algunos jóvenes de universidades privadas como la Católica o la de Lima empezaron a pintarse las manos de blanco, incluso, antes de salir a protestar, una opción que no era compartida por todos. Para el primer aniversario de la gran marcha, el 4 de junio de 1998, casi se llegó a tomar la Plaza de Armas. Antes hubo un enfrentamiento entre la policía y estudiantes en el pasaje Olaya, a 100 metros de Palacio de Gobierno, que acabó con varios chicos con chinchones y ojos morados. Aquel fue el final durante mucho tiempo de la era de las marchas estudiantiles, cuando traerse abajo a gobiernos cuestionados significaba una lucha de años y no solo cuestión de solo unos cuantos días, como nos ha demostrado ahora, con singular eficacia, la Generación del Bicentenario. //

CITAS Y REFERENCIAS

1. Juventud universitaria y violencia política en el Perú 1992 – 2000, de Pablo Sandoval.

2. Los Jóvenes a la obra: juventud y participación política, de Jorge Chavez Granadino, 1999.

3. Destituidos los tres magistrados contrarios a que se reelija Fujimori, El País, 1997.

4. El caso Ivcher derrumba la imagen de Fujimori, La Nación, 1997.

4. Recortes periodísticos del Archivo Histórico de El Comercio.

VIDEO RECOMENDADO

Desde que se declaró la vacancia de Vizcarra y asumió el Poder Manuel Merino, una gran cantidad de jóvenes salieron a marcar por las calles pidiendo su dimisión

Por admin