Slider Item
Slider Item
Slider Item

Sí, lo más urgente para Juan Carlos Oblitas, director deportivo de la Federación Peruana de Fútbol, después de las derrotas ante Chile y Argentina fue programar reuniones con Ricardo Gareca y su cuerpo técnico. La desazón del ‘Tigre’ fue evidente esa noche y ha sido ratificada en las imágenes televisivas de los programas deportivos dominicales. Agobiado por el bajo rendimiento, ‘bajoneado’ por no encontrar la solución. Así estuvo Gareca y por eso no se presentó a la Videna hasta el último fin de semana. Oblitas habló por varias horas con él, le recomendó adelantar su viaje a Argentina, que vea a su familia. Que piense y que vuelva. El respaldo fue total.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Se queda el ‘Tigre’: Ricardo Gareca y el segundo proceso más largo en Sudamérica

¿El entrenador de la bicolor quiso patear el tablero? Más que una declaración de quererse ir, Gareca manifestaba fastidio y buscaba explicaciones del desempeño de la Blanquirroja con su entorno más cercano. Oblitas asumió la responsabilidad de calmar esa situación incómoda. Ya luego de haberse reunido con el ‘Tigre’ y de haber dialogado con los directivos de la FPF, el ‘Ciego’ salió a dar una declaración para apagar cualquier desinformación que desestabilice al área deportiva de la Federación.

“Ricardo Gareca continúa al mando del equipo porque tiene la fortaleza, la capacidad, nuestro apoyo y el de los jugadores”, explicó el ‘Ciego’ en el inicio de su conferencia de prensa virtual este mediodía. Su respaldo es incondicional.

Ricardo Gareca asumió la responsabilidad tras perder el último partido.

-Como hace cuatro años-

Esta crisis deportiva ya la conocemos. En marzo del 2016, Perú empató en Lima con Venezuela y perdió en Montevideo con Uruguay. Ricardo Gareca mostró el mismo semblante y la selección vivía el mismo caos. Lo que vino después fue la convocatoria para la Copa América Centenario, un torneo que no arrastraba ni siquiera una mínima expectativa. Era el momento de ensayar la renovación.

En la libreta de Gareca se fueron sumando nombres como los de Miguel Trauco, Aldo Corzo, Edison Flores y Andy Polo (todos mundialistas el 2018). Se consolidó Tapia, se destapó Cueva y Paolo Guerrero siguió siendo Paolo. Suficiente para volver a competir.

Eso sí, cuando Gareca anunció la cirugía que iba a hacer dentro del plantel, Juan Carlos Oblitas sabía que una consecuencia podía ser una mayor catástrofe deportiva por la inexperiencia de esa base de jugadores, la mayoría del torneo local. A pesar de ello, el respaldo fue unánime. También se sumó a ese apoyo el entonces presidente de la FPF, Edwin Oviedo. Desde Deporte Total hemos confirmado que el actual presidente en funciones, Agustín Lozano, también le pidió a Gareca que siga trabajando sin sobresaltos.

-Los cambios-

“Si recuperamos la humildad y el espíritu de estar unidos vamos a estar bien encaminados. Sabemos que Ricardo va a tomar las decisiones correctas para llegar a esto”, explicó Oblitas. En su frase se percibe una aceptación al cambio. Como dijo el ‘Ciego’, es urgente que el plantel se quite el chip de “equipo mundialista”. Eso ya pasó y el que no enmiende el camino va a tener que irse de la selección. Ya no hay tiempo para esperar a nadie.

El viaje de Gareca a Buenos Aires será por aproximadamente 40 días. Después de las fiestas de Navidad y fin de año, el ‘Tigre’ volverá a Lima. Quizá con otro semblante, quizá con el alivio de replantear objetivos en medio de los abrazos de su familia. Como hace cuatro años, tiene todas las licencias para otra intervención dentro del plantel de la Blanquirroja. “A veces aparece la soledad de las técnicos”, explica Oblitas. Por eso, cuando sintió que Gareca podía pensar en irse, el ‘Ciego’ fue a buscarlo en persona. Lo primero que le dijo es que no estaba solo.

MÁS EN DT…

VIDEO RELACIONADO

Es la primera vez que Paolo Guerrero y Jefferson Farfán no juegan juntos en partidos oficiales en la era de Ricardo Gareca